Los nombres de Diego Valeri y Javier Cámpora tienen dos cosas en común. Una es muy obvia, ambos son futbolistas. La otra, es que estuvieron cerca de compartir equipo. Lanús, el equipo que tuvo a Valeri en sus filas, estuvo tratando de contratar a Cámpora.

Valeri y Cámpora, protagonistas claros del último torneo argentino, están en conflicto con sus clubes. Lo de Valeri es cosa juzgada. El volante pidió que le duplicaran sus ingresos y le dijeron que no, que cumpla el año de contrato que le queda por lo que está firmado. Valeri insistió, tiró de la cuerda y los dirigentes de Lanús decidieron hacer algo que hacían los clubes en otros tiempos: lo dejaron a un costado, lo “colgaron”. El razonamiento podría ser “es patrimonio del club” o “vale mucha plata, véndanlo”. Lanús es un club con finanzas saneadas, puede tomar una medida como esta. Pero, antes que todo, da la sensación de que los dirigentes granates cuidaron al club, aún a costa de perder a un futbolista notable como Valeri.

Huracán podría ser la antítesis de Lanús, en cuanto a situación económica, social y deportiva. Sin embargo, tuvo a uno de los máximos goleadores del torneo, Javier Cámpora. La situación del ex jugador de Tiro Federal es distinta. Es dueño de su pase y firmó un contrato por dos años con Huracán. El actual presidente, Alejandro Nadur, puso al día al jugador y pide un resarcimiento económico de 2 millones de dólares a quien lo quiera llevar. Para que se entienda: Cámpora no tiene escapatoria legal para dejar Huracán. El club no le debe un peso y tiene un contrato vigente, en el que está vinculado a Huracán sin especificar la categoría en la que el club esté. Pero Cámpora quiere sacar rédito de su buena temporada para jugar en Primera. Lo quisieron Independiente, Racing y Lanús y salieron espantados por esta suma que deberían poner como resarcimiento. Poner 2 millones de dólares y que el pase siga siendo del jugador es demasiado.

Es más difícil acá tomar posición. Es legítimo el deseo de Cámpora de seguir jugando en la categoría máxima, pero también lo es el derecho que tiene Huracán de seguir contando con el futbolista. Le hizo un contrato, está vigente, y el jugador está al día. Un pensamiento positivo para los hinchas del Globo sería que, aparentemente, hay un nuevo aire en el club, traído con gente que defiende sus intereses como corresponde.

Gracias a todos.

 

Anuncios